Daniel Rangel Barón: un llamado de atención sobre el derecho a la salud

La salud es un derecho universal que tenemos todos los seres humanos sin importar nuestra raza, credo, o situación social. Sin embargo, este muchas veces se ve irrespetado por circunstancias del sistema político, económico y social del cual la persona forma parte. Anteriormente,  hemos hablado sobre las bondades de los diferentes tratamientos para las enfermedades crónicas, que por sus características ponen el relieve sobre la importancia de contar con los tratamientos en el momento adecuado, pero no solo ello, sino disponer, también, de una calidad de vida que permita al paciente avanzar y mejorar, en la medida de las posibilidades, en su estado de salud.

Daniel Rangel Barón: un llamado de atención sobre el derecho a la salud

Daniel Rangel Barón: la salud es un derecho universal que debe ser respetado y garantizado por los Estados.

Hoy vemos como alrededor del mundo se dan situaciones que hacen que el derecho a la salud se vea vulnerado, por esta razón, es necesario hablar y recordar, la importancia que tiene para cualquier paciente que sufra de una enfermedad crónica, que todos los aspectos relacionados a su calidad de vida funcionen de la manera adecuada.

Uno de los aspectos fundamentales en la recuperación de un paciente que sufra de una enfermedad crónica es el psicológico, pues el paciente debe sentirse apoyado por su familia, pero, además, ver de forma positiva el proceso al cual se está sometiendo para mejorar su salud, y por otro lado, no debe tener la preocupación de si será o no capaz de conseguir el tratamiento. Aunque este es el deber ser, muchas veces vemos que estas situaciones son utópicas y las brechas sociales impiden su materialización.

Considerando que un paciente con una enfermedad crónica puede perder su independencia, ver disminuida su capacidad para trabajar, llevar una vida normal y terminar por depender del auxilio terceros, debemos resaltar que las medicinas cuestan dinero y cuando alguien no es capaz de producir ese dinero, ni lo posee en sus ahorros, el Estado debería garantizarlo. Lamentablemente, esto no ocurre en todos los casos.

En este sentido, hacemos un llamado a las autoridades, a los pacientes, y en general, a la sociedad, a comprender que nuestro avance como sociedad se dará de una mejor forma en la medida en que la población cuente con la energía y la salud necesaria para hacerlo. Para ello, es importante la colaboración de todos en pro del bienestar común.

Por: Daniel Rangel Barón