Daniel Rangel Barón: La prevención y la salud

Hacer frente a una enfermedad crónica puede no resultar una tarea sencilla, pues, la motivación tiende a ser baja en algunos momentos, lo que es normal, y no es discutible. Sin embargo, el estado de ánimo tiene una influencia notable en la forma en la que se lleva el tratamiento y se trata de retomar, poco a poco, el ritmo de vida normal que se tenía antes de no saber el diagnostico.

 

Es precisamente la motivación un aspecto fundamental en el estado de un paciente con este tipo de enfermedades. Puede resultar difícil entender que el estilo de vida debe cambiar, en algunos casos más avanzados, se debe reconocer que hay actividades que jamás se podrán volver a hacer, e incluso, se debe confiar en otras personas para que hagan actividades que solíamos realizar.

Se vuelve entonces muy importante rodearse de personas que transmitan energías positivas y ayuden a mejorar el estado de ánimo. Personas de esas que ayudan a la recuperación de las ganas de vivir, y a creer que hay un mañana. Para muchos de los pacientes crónicos, esa es una de las primeras ideas que se borra de su cabeza, pero esa afirmación está lejos de la realidad. Al día de hoy es posible llevar un ritmo de vida similar al de una persona que no tenga alguna enfermedad como la diabetes, el asma, el VIH, e incluso un paciente renal.

 

Todo pasa por la prevención. Es importante mantener un ritmo de vida saludable desde muy temprana edad, pues, aunque ahora estés joven, llega un momento en el que los excesos comienzan a pasar factura y después llegan los arrepentimientos. Nunca se es lo suficientemente joven como para cuidarse.

 

Al final, sufrir alguna enfermedad de estas puede terminar siendo consecuencia del azar, sin embargo, no podemos dejar de hacer lo que está en nuestras manos, que no es más que prevenir.