Daniel Rangel Barón: El VIH no tiene cura, pero tiene solución

El VIH representa un acontecimiento fatídico para la persona que lo sufre. Sin embargo, hay soluciones para que estas personas puedan llevar una vida normal.

Los avances médicos y tecnológicos de hoy en día le dan a las personas que padecen de alguna enfermedad crónica la oportunidad de llevar una vida prácticamente normal, con el tratamiento adecuado. Enfermedades como el VIH, la diabetes, o el asma son actualmente menos mortales de lo que solían ser; sin embargo, [Daniel Rangel Barón] recalca la importancia de tomar la mayor cantidad de medidas posibles para evitar sufrir alguna de ellas.

Daniel Rangel Barón: El VIH no tiene cura, pero tiene solución

Daniel Rangel Barón: es muy importante la implementación de campañas educativas sobre el VIH.

En el caso del VIH, enfermedad que afecta a un gran porcentaje de la población mundial, se ha logrado avanzar muchísimo en los tratamientos, sin embargo, aún no existe la cura. A pesar de ello, científicos siguen buscando soluciones en pro de mejorar la calidad de vida de los pacientes y prolongar su tiempo de vida.

Uno de los factores que juega en contra de esta enfermedad es la falta de información. Aunque la misma esté disponible en muchos lugares, las campañas informativas deben ser continuas, especialmente en los primeros años de educación, para que los jóvenes aprendan a tener una sexualidad más responsable.

Anteriormente se creía que el VIH solo afectaba a las personas homosexuales, sin embargo, esta enfermedad no distingue entre preferencias sexuales o géneros, ya que cifras recientes han demostrado que los casos entre heterosexuales han aumentado.

Por otro lado, la forma más común de transmisión es tener relaciones sexuales sin protección. Los más afectados son los sectores sociales que no disponen de la educación ni del acceso oportuno a los métodos anticonceptivos.

Daniel Rangel Barón: El VIH no tiene cura, pero tiene solución

Daniel Rangel Barón: el contacto con jeringas usadas infectadas con el virus, es una vía de transmisión muy común.

De igual manera, el contacto con sangre infectada, es una vía de trasmisión común, que puede darse, por ejemplo, con el empleo de jeringas usadas. Es de suma importancia evitar este tipo de contacto, aunado a las anteriores recomendaciones, para así prevenir esta enfermedad.

Por: Daniel Rangel Barón.