Daniel Rangel Barón: ¡DEBES SABERLO! Cómo cambiar la rutina en caso de padecer alguna enfermedad crónica

Las enfermedades crónicas, como la diabetes, provocan el cambio de ciertos hábitos de la rutina diaria.

Las enfermedades crónicas nos pueden afectar tanto física como emocionalmente. Esto ocurre porque nos hacen cambiar algunas de nuestras rutinas: nuestro trabajo, la alimentación, nuestras relaciones familiares, y hasta la vida en pareja. El cambio realmente puede ser muy fuerte para algunos, y es probable que no todos sepan cómo enfrentarlo.

Daniel Rangel Barón: ¡DEBES SABERLO! Cómo cambiar la rutina en caso de padecer alguna enfermedad crónica

Daniel Rangel Barón: el ejercicio físico como el yoga, aunado a una buena alimentación, pueden reducir considerablemente los efectos negativos de las enfermedades crónicas.

Como sabemos, las rutinas no suelen ser muy agradables o fáciles de seguir, sin embargo, en caso de sufrir alguna enfermedad crónica, hay unas que deben adoptarse obligatoriamente para mejorar la salud. Un ejemplo de ello es llevar una alimentación balanceada, la cual puede ayudar a que nuestra salud se mantenga y mejore considerablemente. Para muchos, una alimentación balanceada es sinónimo de comida aburrida o desabrida, sin embargo, esta falsa creencia puede acabar en descuidos y excesos alimenticios poco favorables a la salud.

En caso de sufrir alguna enfermedad crónica, otro de los factores que no podemos dejar pasar desapercibidos es el psicológico. Se necesita fuerza de voluntad para cambiar nuestros hábitos, y también, para poder llevar de la mejor manera un tratamiento que, en algunos casos, puede que no sea el más sencillo.

Daniel Rangel Barón: ¡DEBES SABERLO! Cómo cambiar la rutina en caso de padecer alguna enfermedad crónica

Daniel Rangel Barón: reducir en buena medida los carbohidratos como la pasta, el azúcar y los productos procesados, es crucial para mantener una buena salud en caso de sufrir diabetes.

Los cambios nunca han sido fáciles, sin embargo, [Daniel Rangel Barón] hace énfasis en que mientras estos sean para mejorar nuestra vida, hay que asumirlos con fortaleza, ya que de ello va a depender, en buena medida, el éxito de los tratamientos infundados.

Por: Daniel Rangel Barón.