Daniel Rangel Barón: ¿cómo afectan las enfermedades crónicas nuestro día a día?

Al momento de sufrir una enfermedad crónica, no solo te ves afectado de manera física, sino también de forma psicológica, generando un problema de salud integral. ¿Por qué ocurre esto? Este tipo de enfermedades tienen una fuerte incidencia en el modo de vida que una persona pueda estar llevando, hace que deba cambiar las rutinas, las actividades físicas, como el ejercicio, el trabajo. La alimentación, las relaciones interpersonales e incluso, la vida en pareja, lo que explica la repercusión que puede tener en nuestro estado de ánimo alguna de ellas.

Daniel Rangel Barón: ¿cómo afectan las enfermedades crónicas nuestro día a día?

Daniel Rangel Barón: Una alimentación saludable contribuye a mantenernos sanos.

Aunque las rutinas no son agradables para la mayoría, hay algunas que si es necesario aplicar, como en el caso de la alimentación balanceada. Alimentarse de la manera correcta debe convertirse en un habito, pues, esta influye de forma positiva en nuestro bienestar, incluso, si se siguen los consejos del nutricionista y se tiene algo de imaginación, no tiene por qué ser aburrido comer de manera saludable.

Pero si hay algo que no se puede negar es que el sufrir de alguna enfermedad puede afectar diferentes aspectos de nuestra vida cotidiana, por ello es importante mantener un ritmo de vida saludable.

Daniel Rangel Barón: ¿cómo afectan las enfermedades crónicas nuestro día a día?

Daniel Rangel Barón: es muy importante seguir el tratamiento para llevar una vida normal. Fuente: enfermedadescorazon.about.com

Si estas medidas de prevención no las tomaste en el momento adecuado y ya sufres de alguna de estas enfermedades, uno de los factores que debes atacar más rápidamente es el psicológico. Se necesita fuerza de voluntad para cambiar la forma en la que se lleva la vida, y también, para poder llevar de la mejor manera un tratamiento que, en algunos casos, puede ser bastante complicado.

Estos cambios no son sencillos, sin embargo, hay que asumirlos con fortaleza y entender que el éxito en nuestro tratamiento dependerá en buena parte de ello, sin dejar de lado que se deben tratar de mantener ciertas rutinas que permitan al paciente sentirse como una persona lo más cercana a la normalidad.

 

Por: Daniel Rangel Barón