Daniel Rangel Barón: ¡El VIH no significa el fin de la vida!

El  VIH es una de las enfermedades que más afecta a la población mundial, y aunque se ha avanzado muchísimo en su tratamiento,  aún no existe cura para ella. A pesar de esto, se sigue trabajando en pro de prolongar y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Daniel Rangel Barón: ¡El VIH no significa el fin de la vida!

Daniel Rangel Barón: el VIH tiene hoy en día tasas de mortalidad inferiores a las que tenía anteriormente.

Uno de los factores que juega en contra de esta enfermedad es la falta de información. Aunque esté disponible en muchos sitios, las campañas informativas deben ser continuas, articuladas entre la casa y los centros de estudio, especialmente en los primeros años de educación para que los jóvenes puedan tener una sexualidad más responsable.

Sufrir alguna enfermedad crónica  cambia la vida a cualquiera. Es verdad que los avances tecnológicos permiten hoy día poder llevar una vida prácticamente normal si se padece alguna, y enfermedades como el VIH tienen tasas de mortalidad inferiores a las que tenían antes. Sin embargo, es necesario tomar la mayor cantidad de medidas posibles para evitar sufrir alguna de ellas.

Daniel Rangel Barón: ¡El VIH no significa el fin de la vida!

Daniel Rangel Barón: Tener relaciones sexuales con protección es una manera de prevenir el VIH.

Anteriormente se creía que el VIH solo afectaba a las personas homosexuales, y como demuestran las cifras, ha habido un repunte en los casos entre heterosexuales, lo que demuestra que esta enfermedad no distingue entre géneros. La forma más común de infección es tener relaciones sexuales sin protección, por eso afecta en mayor medida a los sectores más vulnerables de la sociedad, que no disponen de un acceso oportuno a la información ni a los métodos anticonceptivos.

De igual manera, el consumo de drogas inyectables es un factor de altísimo riesgo para adquirir esta enfermedad. Por estas razones,el esfuerzo no debe enfocarse solo en un área, sino en el conjunto, tanto de causas, como de formas de prevención.

Por: Daniel Rangel Barón